03
Jun
10

secuencia #4 – chicago, 30 de julio de 2012

(No leas esta SECUENCIA sin haber leído la SECUENCIA #3 un poco más abajo …)

Era el segundo mensaje proveniente del mismo número. Visualizaba en ese momento el número en la pantalla, pero se resistía a pulsar el botón para efectuar una llamada. Se negaba a llamar porque entendía que llamando le estaba concediendo al autor de los mensajes una importancia que no debía tener. Llamando, entraba en su juego. Un absurdo juego. Con una mano en el manillar de la bicicleta y la otra sosteniendo el móvil, Mark comenzó a caminar por el parque en busca de un banco donde poder sentarse.

No le resultó fácil encontrar un hueco libre, pues el fabuloso sol que lucía en Chicago aquella mañana había, de alguna forma, expulsado a la gente de sus casas, proyectándolas sobre espacios públicos al aire libre. Tras recorrer cerca de doscientos metros con paso lento, Mark se sentó en un banco donde dos personas de avanzada edad conversaban animadamente, a juzgar por los gestos que una de ellas hacía con una de las manos, mientras con la otra sostenía una lata de refresco. El alto volumen con el que la persona del refresco hablaba motivó que Mark participase, de forma pasiva, en aquella conversación:

– ¿Todavía no te has comprado un televisor?.

– ¿Para qué quiero yo eso? Llevo más de cuatro sin televisor y si en cuatro años no lo he echado de menos, no veo la necesidad que tengo de comprármelo ahora.

– Bueno, dicho de esa forma … No obstante, cuando te animes a comprarte uno, llámame y te vienes a mi casa para que veas el que tengo yo. Con este calor que empieza a ser sofocante, prefiero pasar las tardes en casa, sin pasar calor y viendo la tele. Te lo digo en serio, llámame y compruébalo por ti mismo. Cada vez hay más anuncios sobre televisores y si haces caso de ellos, nunca acabarás comprándotelo porque te vuelven loco con tantos nombres raros que emplean.

– ¿Anuncios? ¿Pues cómo voy a ver los anuncios si no tengo televisor? A veces, eres más tonto …

– Vaya, pues es verdad … Bueno, pues eso, que te animes y te vengas a ver el mío. Tu fíate de mí …

– ¿Fiarme de tí? ¿Y por qué me voy a fiar de tí si entiendes de televisores lo mismo que yo?

– Hombre, ya, pero soy tu amigo y a ti no te voy a engañar, ¿no?

Anuncios

1 Response to “secuencia #4 – chicago, 30 de julio de 2012”


  1. 23/02/2014 en 18:15

    I have read through several great things here. Unquestionably worth bookmarking for returning to. I wonder the best way so much try out you put to make this sort of great informative website.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


What the fuck is Convertising …?

Convertising is much more than advertising

Calendario

junio 2010
L M X J V S D
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: